Proyecto de Constitución federalista de 1873

De Enciclopedia de la Nación, la enciclopedia libre.

Cuatro años más tarde, fracasado el reinado de Amadeo I de Saboya e instaurada la I República, el 11 de febrero de 1873, se trató de redactar una nueva Constitución para este nuevo régimen. El proyecto reconoce un presidente como moderador de los distintos «estados» republicanos y un poder ejecutivo compuesto por el consejo de ministros, así como dos cámaras, una legislativa (el congreso) y otra con derecho de veto (senado). También reconoce el sufragio universal y la soberanía en los ciudadanos españoles, no pudiendo los estados federales legislar en contra de la república, la unidad y la integridad de la patria.

El proyecto fue presentado por la Comisión a las Cortes el 17 de julio de 1873, pero la disolución de éstas, el 3 de enero de 1874, impidió que se discutiera y aprobara, perviviendo la Constitución de 1869.


Artículo 1. Componen la Nacion española los Estados de Andalucía Alta, Andalucía Baja, Aragón, Asturias, Baleares, Canarias, Castilla la Nueva, Castilla la Vieja, Cataluña, Cuba, Extremadura, Galicia, Murcia, Navarra, Puerto Rico, Valencia, Regiones Vascongadas.

Artículo 39. La forma de gobierno de la Nación española es la República federal.

Artículo 40. En la organización política de la Nación española todo lo individual es de la pura competencia de los individuos; todo lo municipal es del Municipio; todo lo regional es del Estado; y todo lo nacional, de la Federación.

Artículo 42. La soberanía reside en todos los ciudadanos, y se ejerce en representación suya por los organismos de la República constituida por medio del sufragio universal

Artículo 43. Estos organismos son: El Municipio. El Estado regional. El Estado federal o Nación.


Ver también

Constitución española

Personal tools